El lenguaje del cuerpo vivo

Introducción al Focusing (II)[1]

El Felt Sense

El felt-sense [significado(con)sentido] es una forma especial de conciencia o inteligencia corporizada que contiene el sentido o significado global que el cuerpo le está dando hoy a una situación, persona, o evento particular.

El felt-sense resume todo lo que sientes, piensas, has vivido y experimientado (y por tanto ‘sabes’) con respecto a este asunto y lo comunica a la conciencia ‘despierta’ no de forma lógica, secuencial y pieza-por-pieza, sino todo-de-una-vez, como una única sensación corporal.

Por ejemplo.

Piensa en dos personas que sean importantes en tu vida; elige una persona A que te gusta mucho y una persona B que no te guste tanto. Yo les llamaré en este ejemplo A y B, pero tú puedes utilizar los nombres de tus personas elegidas.

Piensa en A.

Nota que para traer A a tu conciencia no necesitaste recordar una a una todas sus características físicas y psicológicas, ni enumerar todas tus experiencias con A. Sin duda que tu imagen global de A está formada de millones de estos datos discretos que la describen y describen tu relación con ella; pero los datos no aparecieron uno a uno como pensamientos o emociones separadas que se juntaron como un puzle hasta formar una imagen de A.

A simplemente apareció toda de una vez, en una imagen completa que incluye todos los datos que tienes almacenados sobre todo lo que has visto, sentido, pensado y vivido con A.

Nota cómo te sientes cuando piensas en A. Todos los millones de bits de información que conforman A para ti están «almacenados» en tu cuerpo, no en tu mente. Cuando tu mente quiere enfocarse en A, el cuerpo entrega «todo sobre A» en una enorme, compleja y densa experiencia de reconocimiento, un único felt-sense.

Piensa en B.

Nota cómo se siente en el cuerpo pensar en B. Claro que B está también formada de un montón de detalles físicos, psicológicos y experienciales, pero cuando la traes a tu conciencia, cuando te enfocas en B, tu cuerpo te da una imagen total de cómo es B para tí hoy. Este es tu felt-sense de B.

¿Cómo se siente B en el cuerpo? ¿Es igual a como se siente A?

Enfoca alternadamente en A y en B.

Enfócate en A y nota cómo se siente en el cuerpo, deja que la imagen global de A se forme y nota qué le pasa a tu respiración, tu pecho, tu estómago, tu espalda, cuando piensas en A, cuando enfocas sobre tu felt-sense de A.

Ahora deja que A se desenfoque gradualmente, como si se esfumase o retirase caminando.

Una vez que A haya desaparecido permítete enfocar a B. Puedes imaginarte que se acerca caminando, y nota cómo se siente tu cuerpo a medida que su imagen se vuelve más nítida, lo que ocurre con tu respiración, tu pecho, tu estómago. ¿Se siente diferente pensar en B que pensar en A?

Sin perder tu enfoque en B, permite que A vuelva a aparecer, como si se uniese a la imagen.

No importa si A y B interactúan en tu imagen, simplemente ten a ambos presentes en un mismo evento ¿Se siente distinto ahora? Ahora hay dos felt-senses conviviendo, todo-sobre-A y todo-sobre-B. Si A y B se conocen quizás incluso haya una tercer felt-sense que es el de su relación y cómo eso te afecta.

Estos cambios en cómo-se-siente-algo no son generados por el pensamiento. En los hechos hay poco pensamiento involucrado. El evento no ocurre en tu mente, sino en tu cuerpo. Tu cuerpo «sabe» todo esto sobre A y B, y te lo comunica en forma de un felt-sense.

El felt-sense de algo es una densidad de significados englobados en una única sensación.

El felt-sense es además algo que se forma en el momento, no «almacenas» felt-senses, al felt-sense lo formas cuando te enfocas sobre él, por eso es siempre «fresco», nuevo, particular. Es un qué-significa-esto-para-mí-ahora.

Esta densidad de significados compactados en una única sensación es lo que vuelve difícil describir un felt-sense; como no se «siente» en palabras, cuesta expresarlo en palabras que lo describan en su singularidad actual.

Pensar en A hoy no será lo mismo que pensar en A mañana, la diferencia puede ser sutil, pero es ese pequeño matiz de diferencia es lo que distingue lo que A significa-para-mí hoy.


[1] Artículo basado en los primeros tres capítulos del libro Focusing de Eugene T. Gendlin, Ph.D.

Image credit: Photo by Lance Asper on Unsplash